Agrologia

LA IMPORTANCIA DEL SUELO

Interpretar la cromatografía de suelos

 

Una aproximación a la lectura de una cromatografía de suelos

Leer un cromatograma requiere de ciertos conocimientos técnicos del producto a analizar y se recomienda su complementación con la información de campo. En el caso de suelos y abonos la lectura de la cromatografía se realiza del mismo modo. La cromatografia recoge la información de la interrelación entre biología, química y física.

Para una rápida aproximación, mostrar primeramente 3 cromatogramas bien distintos:

Croma izq.: Suelo con muy buen estado de salud. Croma centro: Mal estado de salud, exceso de abono nitrogenado. Croma dcha.: Mal estado de salud, suelos trabajados con maquinaria pesada y con aplicaciones de químicos. Fuente: Jairo Restrep y Sebastiao Pinheiro, Cromatografía: Imágenes de vida y destrucción del suelo.

Croma izq.: Suelo con muy buen estado de salud, excelente suelo en calidad biológica, química y física.
Croma centro: Mal estado de salud, exceso de abono nitrogenado.
Croma dcha.: Mal estado de salud, suelos trabajados con maquinaria pesada y con aplicaciones de químicos.
Fuente: Jairo Restrepo y Sebastiao Pinheiro, Cromatografía: Imágenes de vida y destrucción del suelo.

 

Como se observa fácilmente en la imagen anterior, los colores dorados, rojizos, amarillos, anaranjados, crema,… son indicadores de un suelo sano, de un suelo vivo (croma de la izquierda). Por el contrario, colores grises, negros, marrones oscuros, ceniza, o tonalidades violetas, lilas o azuladas nos indican condiciones no deseadas, suelos con muy poca vida (cromas del centro y de la derecha).

Un cromatograma se divide en 4 zonas (aunque se suele hablar de 5 zonas ya que se considera como la quinta el margen del cromatograma, es decir el papel del filtro que queda sin impregnar por la muestra y dónde se debe identificar la muestra).

Para dar ciertas nociones de interpretación de un croma, se muestra a la par un ejemplo de una cromatografía de un suelo calcáreo de una zona próxima a Manresa (Barcelona), dónde se cultivan productos hortícolas. La muestra ha sido tomada en la capa superficial de un suelo labrado:

Leer croma

Si quisiéramos asemejar esta cromatografia con alguno de los 3 cromas de la primera imagen, la situaríamos en el grupo del croma de la derecha: un suelo trabajado con maquinaria pesada y aplicación de productos químicos. Aunque si bien es cierto que este suelo ya no se trabaja de esa manera, la vitalidad que presenta es prácticamente nula. Hay gran cantidad de suelos en Cataluña que presentan esta misma cromatografía, son o han sido suelos maltratados por la revolución verde.

 

Zonas de la cromatografía

Distinguimos 4 zonas de distintos colores, tamaños y formas, que son los principales factores que nos permiten leer una cromatografía. El tamaño refleja la cantidad de cada zona en proporción con el resto, lo que nos indica si disponemos de mucha o poca cantidad de microbiología, minerales, materia orgánica o enzimas. En cuanto a los colores y formas, pasemos a detallarlos:

–          Zona 1: Esta zona se llama zona central, por situarse en el centro del cromatograma. También se conoce como zona de oxigenación del suelo o zona de la estructura del suelo.

En esta zona se encuentran reflejados los microorganismos del suelo, los encargados de descomponer la materia orgánica en humus y dar fertilidad al suelo. Por este motivo, si no hay oxígeno en el suelo, no hay microbiología; y si el suelo esta compactado, no tendrá oxígeno. Así que suelos compactados raramente tendrán esta zona.

Esta zona puede existir o no. Si existe, esta zona puede ser de color blanco o crema; si no existe, se observan coloraciones oscuras: marrón oscuro, negro, ceniza, gris, azul, lila o azulados (observar la zona central de las tres distintas cromatografías de la primera imagen del artículo, zona central crema, blanca y marrón oscuro).

En los cromas dónde la zona central no existe, es decir que posee colores oscuros, estos colores no reflejan buenos síntomas. Estas coloraciones suelen ir acompañadas de formaciones en el croma (zona 4) en formas de estrellas con puntas agudas y colores monótonos (observar la tercera cromatografía de la primera imagen del artículo). Estas puntas agudas significan simplificación de minerales en el suelo, es decir que hay poca variedad mineral. Habitualmente la no existencia de esta zona significa maltrato o destrucción del suelo debido al uso de maquinaria pesada, por suelen ser suelos fuertemente compactados, aplicación de productos químicos (abonos minerales o pesticidas), por lo que suelen ser suelos sin microbiología, suelos excesivamente mineralizados, y sin cobertura vegetal, suelos expuestos a los rayos del Sol. Este tipo de suelos suelen ser hijos de la revolución verde.

Si el color de la zona central es blanco, revela suelos con dosis excesivas de abonos nitrogenados y abonos químicos altamente solubles, o sometido a la constante aplicación de herbicidas o fertilizantes químicos. También puede ser blanco  al haber abonos orgánicos procesados con estiércoles muy ricos en nitrógeno pero crudos, mal procesados o adulterados con urea

Si el color es crema o blanco cremoso, que se desvanece suavemente integrándose a las próximas zonas (mineral, orgánica y enzimática), es indicador de un buen suelo, no compactado, de buena estructura, con abundante materia orgánica activa, y adecuada actividad microbiológica y enzimática. Si el centro del cromatograma es de color crema y gradualmente se integra sin ninguna interrupción con la zona mineral, será posiblemente un suelo con buena aireación, formación y estructura.

En la cromatografia del ejemplo: Se observa que la parte central es de color marrón oscuro y sin integración con la siguiente zona (zona mineral), por lo que se puede argüir que no hay apenas presencia de microorganismos, característica que nos afectará en la escasa o nula descomposición de la materia orgánica y, por consiguiente, la nula formación de humus. Este color también nos indica una debilitada estructura del suelo.

 

–          Zona 2: Esta zona se llama zona interna o zona mineral. En esta zona es donde se concentra la mayoría de reacciones minerales, tiene que ver con el desplazamiento y reacción del nitrato de plata (reactivo usado en la cromatografía) con los minerales, y es donde se encuentran también las sustancias más pesadas.

Como ya se ha mencionado anteriormente, a partir de los colores se puede valorar el estado del suelo. Si esta zona posee un color negruzco, refleja un suelo destruido y altamente mineralizado, compactado y posiblemente erosionado por la mecanización, sin estructura ni actividad biológica.

Por el contrario, en un croma con la zona central de color cremoso, se suele observar una integración con la zona interna. Hay una armonía entre la zona 1 y la zona 2, de igual manera que se observa una harmonía entre la zona 2 y la zona 3, es decir que las zonas no quedan delimitadas de manera estricta, sino que se observa como las zonas quedan mezcladas. Si las zonas se pueden observar perfectamente delimitadas es porque no hay armonía en el suelo; cuando las zonas se encuentran mezcladas significa que la microbiología (zona 1) esta interactuando con los minerales (zona 2), al igual que con las próximas zonas. Si la armonía de la integración en la zona mineral se mantiene con la zona de la materia orgánica (zona 3), se puede afirmar que la actividad biológica es muy buena.

En la cromatografia del ejemplo: Respecto al tamaño, esta cromatografía dispone de una buena proporción de zona mineral en el suelo, aunque el color y la forma nos indica que no hay demasiada variedad de minerales y que el suelo esta compactado y sin cobertura vegetal (claro está que hay apreciaciones que se apoyan en las observaciones realizadas en campo).

Características ideales de un cromatograma. Fuente:

Características ideales de un cromatograma.
Fuente: Jairo Restrepo y Sebastiao Pinheiro, Cromatografía: Imágenes de vida y destrucción del suelo.

 

–          Zona 3: Esta zona se llama zona intermedia, zona proteica o zona de materia orgánica. Esta zona nos destaca la presencia o la ausencia de la materia orgánica en el suelo analizado, pero se debe tener en cuenta que se puede tener una buena cantidad de m.o. pero esta no estar activa, lo que es lo mismo, se puede tener gran cantidad de m.o. pero si no disponemos de microbiología (zona 1) de poco nos sirve esta m.o. puesto que no disponemos de los descomponedores para que la transformen en humus.

En base a los colores sabremos de nuevo si esta zona en nuestra cromatografía es de un suelo sano o no. Suelos no armonizados, en los que deberíamos distinguir fácilmente las zonas, cuando encontramos que la zona mineral no se distingue de la zona de materia orgánica, suele reflejar ausencia de m.o., suelos totalmente mineralizados; destruidos por la mecanización, por falta de cobertura vegetal o por la aplicación de fertilizantes químicos solubles. En el caso en que no hay integración entre la zona mineral y la orgánica, y además estas sean de colores oscuros y muy distintos entre ellos, posiblemente la materia orgánica presente estará bloqueada, debido a la falta de microbiología, y momificada, debido a la mecanización y a la constante aplicación de pesticidas.

Si disponemos de colores indicadores de suelos vivo, con armonía entre las zonas, y la integración termina con presencia de una buena zona enzimática (zona 4) en forma de nubes diversas o dientes, y si los caminitos en forma de plumas (ver la evolución radial), que se forman en la zona de los minerales,  terminan en el borde del croma en forma de dientes cuadrados y tamaños diversos se puede decir que las 3M (microbiología, materia orgánica y minerales) están totalmente integradas y el suelo está sano. Entonces, si esta zona se encuentra totalmente integrada con la zona mineral y la zona enzimática, indica una alta actividad biológica y una perfecta transformación de la m.o. en humus estable, lo que suele confirmarse con las diversas formaciones de nubecillas enzimáticas al final de los dientes. Por el contrario, y como ya se ha mencionado anteriormente, colores oscuros y puntas agudas en lugar de dientes, indican condiciones no deseables para un suelo.

En la cromatografia del ejemplo: La proporción de materia orgánica también es adecuada, se observa que hay materia orgánica, aunque no está disponible para las plantas, ya que no dispone de microorganismos descomponedores.

Proporción y tamaño ideal de las distintas zonas.  Detalle de los dientes, de nubecillas o lunares y de las formaciones enzimáticas.

Proporción y tamaño ideal de las distintas zonas.
Detalle de los dientes, de nubecillas o lunares y de las formaciones enzimáticas. Fuente: Adaptación de culturaedafica.

 

–          Zona 4: Esta zona se llama zona externa, zona enzimática o zona nutricional.

Si esta zona se manifiesta de forma gradual y armónica, con nubecillas o lunares tenues, significa que es un suelo sano. Las nubecillas indican abundancia y variedad nutricional disponible, por lo a mayor cantidad y más definidas estén, representa mayor cantidad de comida disponible de forma inmediata para el cultivo.

Los suelos de buena calidad poseen dientes de color café claro a muy oscuros, y las nubecillas que se presentan al final de los dientes son la expresión de una gran actividad microbiológica diversificada y constante en el suelo, la cual permite un buen desarrollo de la formación enzimática y una buena descomposición de la materia orgánica (o lo que es lo mismo, una buena formación de humus). Los dientes deben llegar hasta el borde del croma, acompañados de estas nubecillas.

Si las nubecillas están separadas de los dientes, indican abundante comida en el suelo de forma estable por mucho tiempo, lo cual es una característica muy deseada en el croma.

Las plumas (ver la evolución radial), unas más anchas y otras más largas, reflejan la diversificación mineral. Las plumas no deben terminan en puntas agudas, sino en dientes; el croma debe recordar a un piñón de bicicleta.

En la cromatografia del ejemplo: Se observan dientes puntiagudos, de puntas agudas, con una evolución radial muy marcada por la mecanización pesada llevada a cabo durante mucho tiempo. Estas puntas agudas, conjuntamente a la falta de nubecillas y de formaciones enzimáticas, nos sugieren una falta de reservas nutricionales y una ausencia de humus en el suelo.

Diferentes terminaciones de dientes de distintos cromatogramas. Fuente: Jairo Restrepo y Sebastiao Pinheiro, Cromatografía: Imágenes de vida y destrucción del suelo.

 

 

Evolución radial

En los cromatogramas pueden existir o no unas formaciones radiales, como caminos que nacen en la zona central y se dirigen hasta la zona externa. Estos caminos también se pueden llamar plumas debido a la forma que poseen.

En suelos cultivados, cuando la radiación es ausente y los colores son oscuros es señal de un suelo totalmente destruido, compactado por la mecanización pesada y sin ninguna estructura, en el cual predomina la aplicación de fertilizantes químicos.

Cuando la formación de los caminos o plumas se vuelve sinuosa indica una mejora estructural en el suelo, esta característica indica que el suelo va mejorando.

Si los caminos o plumas producen como una explosión en la zona externa (zona 4) formando nubecillas o lunares de colores café suave, de distintos tamaños, indican un suelo de gran calidad.

Unos radios muy marcados y de forma lineal suelen significar que el suelo está muy mineralizado; mientras que la materia orgánica suele impedir que se formen radios lineales, potenciando las formas de caminos o plumas.

 

Evolución radial de cromatogramas. Fuente: Fuente: Jairo Restrepo y Sebastiao Pinheiro, Cromatografía: Imágenes de vida y destrucción del suelo.

 

 

En la cromatografia del ejemplo: Las líneas radiales son muy marcadas y lineales, producidas por un repetido trabajo mecánico del suelo. Si no se trabajara tanto el suelo y se cubriese de vegetación o mulch se mejoraría la estructura del suelo, se descompactaría y se permitiría más acceso de oxígeno, para ayudar a la instalación de microorganismos en el suelo.

 

Advertisements

8 comments on “Interpretar la cromatografía de suelos

  1. Pingback: ¿Que es la cromatografía de suelos? | Agrologia

  2. Pingback: Elaboración de una cromatografía de suelo | Agrologia

  3. Santiago Sánchez Mundo
    November 27, 2015

    El mejor sistema para el análisis de suelo: Materia orgánica, presencia y comportamiento de minerales. Para conocer si nuestras tierras están vivas o están muertas. Salud

    • Culturaedafica
      February 10, 2016

      Hola Santiago. Sin duda, la cromatografía es por el momento uno de los métodos más interesantes para observar la integración de un suelo, y sin ninguna otra duda el método más económico y relativamente sencillo de aplicar. Me alegro que hayas disfrutado del artículo. Un saludo!

  4. Wilmar
    January 10, 2017

    Es una herramienta muy importante para quienes la usamos seguido.
    Pd. el croma de la mitad tiene el centro muy blanco y redondo, no es real, fue como puesto

    • Culturaedafica
      January 12, 2017

      Hola Wilmar, gracias por compartir tus comentarios.

      Imagino que te refieras a la primera imagen donde aparecen 3 cromatografías muy distintas entre ellas. Esas 3 imágenes, tal y como se describe en el pie de foto, son extraídas del libro “Cromatografía: Imágenes de vida y destrucción del suelo”, por lo que desconozco si la foto es la original o si se ha modificado la imagen variando la intensidad de la luz, del color. Aún así, dudo que lo hayan “puesto”, ya que sustancias muy nitrogenadas, como algunos abonos o excrementos de algunos animales muy ricos en nitrógeno soluble, producen manchas blancas en las cromatografías, de un blanco destellante en algunas ocasiones.
      Un saludo!

  5. AleJandy
    January 22, 2017

    Buen tiempo! ¿Hay algún método para diagnosticar la presencia de metales y o compuestos químicos específicos reflejados de la cromatografía?
    Saludos!

    • Culturaedafica
      February 20, 2017

      Hola AleJandy,

      Mediante este tipo de cromatografía se observa la cantidad y proporción de la parte inorgánica de un suelo, así como su interacción con las partes orgánica y biológica. Para conocer qué minerales específicos y en qué concentraciones se encuentran, así como los metales, se debe realizar un análisis de laboratorio.

      Así mismo te comento, que queda mucho trabajo por hacer para conocer detalladamente toda la información que se representa en un croma, por lo que según se vaya investigando, no descarto que se encuentre algún reactivo que reaccione con metales u otros compuestos químicos, con lo que podamos conocer de manera más específica de que elemento se trata, en qué proporción se encuentra, y que tipo de relación tiene con el resto de material edáfico.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: